Los celos al límite: Perfil psicológico del hombre que le arrancó los ojos a su ex

Artículo en La Segunda

“Celos de tus ojos cuando miras a otra chica… Tengo celos”.

La popular canción de la mexicana Daniela Romo adquirió, por estos días, una macabra representación: en la ciudad de Punta Arenas, Juan Alejandro Ruiz , de 39 años, atacó el lunes a su ex mujer, Carola Barría, a quien dejó inconciente y completamente ciega, tras sacarle los ojos. Todo, luego de ultimar a tiros en la calle a Mario Wolf (33) y disparar también contra Claudio Sandoval (39), quien se encuentra grave en la UCI: a ambos Ruiz los consideraba “rivales de amor”. El hombre -quien falleció en el tiroteo en el que se enfrentó contra la policía- poseía una “personalidad celópata” y solía tener “reacciones con impulsividad desproporcionadas ante eventos frustrantes”.

Así lo consigna el informe criminológico elaborado por peritos del OS-9 de Carabineros, al que “La Segunda” tuvo acceso.

En el documento se asegura que Ruiz “presentaba inclinación por las emociones fuertes y adrenalínicas” (participaba de carreras y practicaba la caza) y era un sujeto “de vida irresponsable”, tanto en el cuidado de sus hijos como en asuntos económicos: “En general, presentaba un estilo de vida desorganizado, vivía solo en un sector vulnerable de Punta Arenas, cuya casa se encontraba en deficientes condiciones de salubridad”. El sujeto, asimismo, tenía antecedentes penales por una violación ocurrida en el año 2006, en Porvenir, por la que cumplió condena hasta marzo de este año… además de otras condenas por conducir en estado de ebriedad.

“Lo más llamativo de Ruiz”, apunta el informe, “lo representa su personalidad celópata y reacciones con impulsividad desproporcionadas ante eventos frustrantes. Aun cuando no existían denuncias formales en su contra por violencia intrafamiliar, sometía a sus parejas a la restricción social bajo la sospecha de que le podrían ser infieles”.

Su vida, añade el OS-9 en su análisis, “estuvo marcada por la necesidad de excitación”. Así, “prefería ser independiente a tener una relación contractual, se interesa más por vivir el momento, sin proyecciones futuras”.

En su domicilio Ruiz tenía municiones y armamentos, además de vestimenta mimetizada y chalecos tácticos; eso hace que hoy la policía sospeche de una “personalidad de características paranoides con rasgos psicopáticos (…). Posiblemente Ruiz estaba vinculado a otros grupos, de los cuales obtuvo las armas, configurándose así en un riesgo inminente para la sociedad”.

Un archivo del computador

La violenta historia de Punta Arenas encendió las alertas sobre una realidad preocupante: las terribles implicancias que pueden tener los celos en una relación amorosa. El de Punta Arenas, en todo caso, no es el único hecho policial que por estos días -y según quienes hacen las acusaciones- combina celos y violencia.

Ayer, durante la audiencia de formalización por el presunto delito de violación, el fiscal Francisco Lanas relató que el folclorista Rodrigo Zegers -integrante de Los Huasos Quincheros- poseía un perfil psicológico extraño: su supuesta víctima, la médico M.R.C. (36 años), lo retrató como un hombre celoso, que la conminaba a vestirse de manera recatada, no usar grandes escotes y mantener “distancia de los hombres”. Además, apuntó la mujer en su declaración ante el fiscal, el cantante le solía preguntar detalles de sus relaciones sentimentales anteriores.

La obsesión de Zegers habría sido tal que la noche en que supuestamente la atacó, también le mostró un archivo que mantenía en su computador, con el nombre “Orden mental”. En él tenía la clasificación, en diferentes colores, del listado de los ex pololos de la mujer, graficando el nivel de intimidad que tuvo con cada uno. Razón por la que la Fiscalía solicitó la incautación del PC.

Según el fiscal, la víctima aseguró que después del presunto ataque, Zegers le dijo que él estaba aburrido de los malos tratos, que ella no lo quería… que jamás le daba muestras de amor. “Mi madre estaba enterada de que Rodrigo tenía actitudes agresivas hacia mí y de que tenía una fijación por mi vida sexual amorosa para atrás. Quería saber con lujo de detalles todas las personas con las que había estado”, contó la mujer.

En el archivo “Orden mental” -y según relató la presunta víctima al fiscal Lanas- Zegers “tenía anotado, en orden cronológico, todos los gallos con los que yo había estado alguna vez, clasificados con colores. Amarillos sólo besos, los rojos, con quienes yo había tenido relaciones sexuales”.

Un tercer caso…

En tribunales, actualmente, avanza otro caso en el que los celos también estarían presentes.

Se trata del tercer juicio -los dos primeros fueron anulados- que enfrenta el gerente del Banco Central, Enrique Orellana, quien es acusado de violar a sus tres hijas, delitos de los cuales el imputado se declara “absolutamente inocente”. Según Orellana, Yamilé Cabas, su ex mujer, estaría acusándolo motivada por una celopatía: “He vivido un infierno (…) Este infierno para mí y para mis hijas comenzó en mayo de 2009 cuando inicié una nueva relación de pareja”, dijo.

Esta tesis fue expuesta por el abogado defensor Francisco Cox, quien presentó como pruebas los e-mails del año 2010 -antes de que Orellana fuera detenido- en los que quedaría en evidencia el trato afectuoso que existía entre él y una de sus hijas: “Papá, ¿por qué no vuelves a la casa? La mamá está llorando mucho, la mamá aún te quiere (…) Papito lindo, si no puedes volver con la mamá que estés feliz y que se lleven bien, te quiero mucho”, decía uno de los correos.

Experta: Celopatía sólo explica parte de la violencia

De acuerdo con la psicóloga del Instituto Chileno para el Estudio de la Violencia (ICEV), Adriana Sosman, los actos de celos sólo pueden explicar una parte de la violencia en contra de la mujer: “El principal factor es cultural. Se debe al machismo que se expresa con actos de posesión, sea de violencia directa o también por una violación”.

“Esto siempre ha ocurrido, lo que pasa es que antes era algo más puertas adentro y el Estado no se inmiscuía”, explicó Sosman. “En estos casos, el victimario no acepta que la otra persona tenga cosas que él no puede dominar y una forma de decir que sigue teniendo el control es con la violencia o también, de forma más bizarra, con un acto sexual”, dijo.

De todos modos, Sosman indica que “la celopatía es algo diferente a los celos. Es cuando la persona imagina cosas, cree una verdad distinta y no hay pruebas para convencerlo de que esta equivocado. Por ejemplo, le dice a su pareja que le siente el aroma de otra persona o que está segura que anda con otra persona y aunque le muestren evidencia en contra, no lo logran convencer”.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Esos Celos que matan o pasan raspando (Revista ya)

Ver Articulo Completo en la Revista Ya

Pag 49-51

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Tribunal alterno juzga responsabilidades del Estado en investigación y judicialización de crímenes contra mujeres

Tegucigalpa. Tras casi ocho horas de trabajo y después de haber escuchado los alegatos de las abogadas que representaron las demandas contra el Estado de tres víctimas de femicidios y sus familias, las juezas y jueces del Tribunal Alterno (TA) dieron a conocer un pronunciamiento categórico: en los tres casos vistos por el Tribunal, el Estado de Honduras violó el derecho a la vida de las mujeres, a una vida sin violencia y el derecho a acceder a la justicia. Adicionalmente, declaró que en el caso de Susana Cortés contra el Estado, este es responsable de su asesinato por razones de género al no considerar la serie de pruebas que evidenciaban la existencia de un continuo de violencia y discriminación en su contra.

Respecto al derecho a la vida y a una vida sin violencia, el fallo de los jueces y juezas del Tribunal Alterno sostuvo que el Estado de Honduras no cumplió con la debida protección de los derechos humanos de las mujeres y con la responsabilidad que tiene en diseñar políticas tendientes a detectar y denunciar la discriminación y violencia como mecanismos preventivos de los hechos que pongan en riesgo la integridad y seguridad de las mujeres y sus familias. Lo anterior, no sólo conforme a las leyes nacionales sino que también a los compromisos internacionales suscritos por el Estado hondureño, en materia de Derechos Humanos y Derechos Humanos de las mujeres.

En materia de acceso a la justicia, el fallo del Tribunal Alterno contra los Femicidios detalló cada una de las deficiencias identificadas en el proceso de investigación y judicialización de los tres casos. Se refirieron a la falla en la debida diligencia, al mal manejo y valoración de las pruebas y la inoperancia en el análisis de las mismas. Denunciaron la falta de protección a los testigos de los hechos, la incompetencia en las pruebas periciales y en la aplicación de las medidas sustitutivas aplicadas a los victimarios. En los tres casos se observó una investigación criminal que no se ajustó a los estándares internacionales en materia de derechos humanos suscritos por el Estado de Honduras. Las debilidades en esta línea se evidencian principalmente en el caso de Celia Gómez.

El Tribunal Alterno contra los Femicidios estuvo integrado por las juezas Cecilia Barraza historiadora e investigadora colombiana; Ana Carcedo investigadora costarricense, Claudia Sánchez abogada, Leo Valladares abogado y Julio Escoto escritor hondureño, todos con reconocida experiencia nacional, regional e internacional en la defensa y promoción de los Derechos Humanos. Los alegatos estuvieron a cargo de las abogadas Tirza Flores de la Asociación de Jueces para la Democracia (AJD), Guadalupe Ramos abogada del Observatorio Ciudadano Nacional de los Feminicidios, México, y Patsilí Toledo abogada e investigadora de la Universidad Nacional de Barcelona a través del Grupo Antígona. Adriana Sosman, chilena, realizó una presentación sobrel el perfil psicológico de los femicidas. Como redactores de actas, participaron la escritora e investigadora Jessica Sánchez y el abogado del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) Joaquín Mejía.

Recomendaciones al Estado de Honduras

Dada las deficiencias y fallas del Estado en materia de violencia contra las mujeres, el Tribunal Alterno contra los Femicidios recomendó investigar las responsabilidades de los funcionarios de estado que participaron en los proceso de investigación y justicia en los tres casos, con el objetivo de buscar las sanciones administrativas correspondientes y evitar nuevos episodios de negligencia y fallas que pongan en riesgo la vida de las mujeres.

A raíz del caso de Claudia Rojas contra el Estado de Honduras en el que sus hijas presenciaron los actos de violencia del padre y escucharon el disparo con el que fue asesinada, el TA recomendó a los agentes estatales el diseño de un programa de reparación a las familias sobrevivientes de la violencia.

De la misma forma indicó la adopción de medidas directas para el Ministerio Público. La primera recomienda tomar medidas urgentes y concretas para mitigar ya los niveles de impunidad en que se encuentras los casos de violencia contra las mujeres, partiendo por investigar de oficio los hechos sobre los que tenga conocimiento. Segundo, mejorar los mecanismos de recopilación y análisis de pruebas, realizando un estudio integral de los medios probatorios a fin de tomar decisiones oportunas y asertivas.

Juezas y jueces recomendaron al Estado de Honduras diseñar políticas de género a estándares internacionales, donde la capacitación en el tema, sea un requisito irrenunciable en los criterios de selección y promoción de funcionarios y funcionarias estatales.

En sus recomendaciones finales, también interpeló a los organismos internacionales que trabajan en Honduras sobre los Derechos Humanos a realizar un trabajo más dedicado en el seguimiento y la denuncia de los hechos de violencia contra las mujeres. Lo anterior, como mecanismo de denuncia sistemática de esta realidad ante la comunidad internacional y presión para la toma de decisiones urgente en materia de violencia de género.

*El documento de pronunciamiento final que contiene los fallos y recomendaciones al Estado de Honduras puede ser descargado aquí.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Condenado Estado de Honduras en Tribunal Alterno Contra los Femicidios

Tegucigalpa.

“El Estado de Honduras violó a las mujeres el Derecho a la Vida; a una Vida sin Violencia y el Derecho de Acceso a la Justicia”, señaló en su veredicto el Tribunal Alterno Contra los Femicidios, después de deliberar sobre tres casos de mujeres asesinadas,  presentados por La Tribuna de Mujeres contra los Femicidios, este 19 de junio en Tegucigalpa.

Las organizaciones aglutinadas en la Tribuna de Mujeres Contra los Femicidios, solicitaron ante los jueces y juezas del  Tribunal Alterno contra los Femicidios, en una audiencia que duró todo el día, que se condenara al Estado de Honduras en el caso de Celia Gómez, Claudia Rojas y Susana Cortés,  que fueron asesinadas en diferentes años y cuyos responsables fueron respaldados por las acciones de los operadores de justicia para que no fueran juzgados como manda la Ley y ahora sus crímenes están en completa impunidad.

El Tribunal Alterno contra los Femicidios se realizó en la Universidad Pedagógica Francisco Morazán, UPFM,  en Tegucigalpa, durante todo el día de este miércoles 19 de junio,  con la presencia masiva de distintas organizaciones no gubernamentales, operadores de justicia, estudiantes de la carrera de Derecho de la Universidad Nacional autónoma de Honduras, UNAH, medios de comunicación y las instituciones de La Tribuna de Mujeres contra los Femicidios.

El discurso inaugural estuvo a cargo de Gladys Lanza, a nombre de la Tribuna de Mujeres e integrante del Movimiento de Mujeres por la Paz Visitación Padilla, “había que hacer una acción de impacto que sacudiera al Estado para que se nos haga justicia”, dijo.

Señaló que el Tribunal Alterno no es el punto final de  la lucha de las organizaciones de La Tribuna de Mujeres sino parte de la estrategia de continuar exigiendo justicia en un país donde la vida política ha sido de imposición, violencia contra el pueblo, “nos sentimos obligadas a decir que con el golpe de Estado no solo nuestro cuerpo fue utilizado como campo de batalla sino que hubo un retroceso de 40 años, por eso este tribunal nos sirve para que nuestros reclamos no se queden en los discursos de las mujeres sino que sea una exigencia por la justicia y será el hijo conductor para otras acciones”.

Integración del Tribunal

La expectación se hizo sentir en el auditorio Eliseo Pérez  Cadalzo de la  UPFM, centenares de personas llegaron masivamente para presenciar el primer Tribunal Alterno donde se abordó la problemática de violencia contra las mujeres en Honduras.

Los jueces y juezas Cecilia Barraza, de Chile; Leo Valladares Lanza, Honduras; Ana Carcedo, Española; Julio Escoto, Honduras; Claudia Sánchez, Honduras, escucharon los relatos de los casos, los alegatos de las litigantes y la presentación de los perfiles de los femicidas, etapa previa a la deliberación y posterior emisión de la sentencia.

Las litigantes fueron Tirza Flores, hondureña; Pattsilí Toledo, chilena y Guadalupe Ramos, mexicana y Adriana Guila Sosman, quien le correspondió el peritaje.

Se presentaron tres casos de femicidios ocurridos en Honduras entre el año 2008 y 2009, los nombres de las víctimas se cambiaron para proteger su identidad, pero los hechos ocurridos fueron exactamente los mismos que se dieron en esos años.

El primer caso presentado por Iris Munguía  de la organización Federación de Sindicatos de Trabajadores Agroindustriales de Honduras, FESTAGRO, era el de Celia Gómez, una joven de 20 años, de oficios domésticos, a quien le gustaba andar en bicicleta, pero que fue asesinada por su compañero de hogar, quien le disparó en el rostro.

La noche del 22 de febrero de 2009, entre las ocho y nueve de la noche , en el parque infantil San Martín, del municipio La Costanera, en el departamento de La Cumbre, fue encontrada agredida la joven Celia Gómez.

Su cuerpo estaba en el suelo sobre arena, presentaba heridas en su rostro y en su cabeza, y corría sangre de la nariz y de su cabeza que mojaba la arena. Aún estaba con vida y falleció en el hospital donde fue atendida.

Una piedra ensangrentada fue removida del lugar de los hechos por un agente policial. La testigo que encontró en estas condiciones a la joven Celia relató que además se podían apreciar su ropa íntima; estaba semidesnuda. Se establece como causa de muerte contusión y necrosis cerebral, trauma cráneo encefálico abierto y trauma directo por objeto romo obtuso y sin punta.

El alegato estuvo a cargo de la abogada Tirza Flores y de entrada dijo que comparecía ante el Tribunal para solicitar que el Estado de Honduras sea condenado por violencia contra las mujeres , porque Celia y sus familiares no han encontrado justicia en el país.

Flores les dijo a los jueces y juezas que la violencia contra Celia duró mucho tiempo  y que el hechor para ejercer control sobre ella previo a su asesinato la despojó de su celular y bicicleta, “el Estado de Honduras violó los derechos de Celia a una vida sin violencia, además subyace la intención de desacreditar los testimonios de los testigos, se percibe el deseo de no aplicar justicia para las víctimas, hay patrones culturales y existas que invisibilizaron a Celia”.

Después de relatar uno a uno los errores investigativos en el caso entre ellos, la falta de una autopsia exhaustiva, falta de investigación en la escena del crimen , no toma de las pruebas de ADN correspondientes, todo esto violentó los estándares internacionales para que la investigación sea exhaustiva, inmediata e imparcial, “en conclusión, las actuaciones fiscales lejos de garantizar la justicia para Celia y su familia ha cubierto la muerte con el velo de la impunidad”.

Solicitó que se condene al Estado de Honduras y que se le exija que cumpla con lo establecido en los convenios y tratados internacionales de protección a los derechos de las mujeres y el establecimiento de protocolos de investigación de muertes de mujeres el cual debe contemplarr la atención integral a las víctimas y sus familiares. Asimismo solicitó una reestructuración inmediata del Instituto Nacional de la Mujer, INAM, para que cuente con personal especializado para abordar la violencia contra las mujeres en Honduras.

Se suma a las peticiones la aprobación de una política pública para que se garantice el acceso a la  justicia para las mujeres.

El relato del segundo caso fue hecho por Miriam Miranda, Coordinadora de la Organización Fraternal Negra de Honduras, OFRANEH, a quien le tocó hablar de las circunstancias del crimen contra Claudia Rojas.

“El día domingo 1 de junio del 2008, aproximadamente a las doce y cuarenta minutos del medio día, agentes de la Dirección General de Investigación Criminal en cumplimiento de una orden de captura, se encontraban en la colonia Cuba, sector de Villa Olímpica de esta ciudad, en el momento en que observaron un grupo de personas cerca de unos apartamentos ubicados la calle República de Israel con 18 avenida, donde varias personas les informaron que el hoy imputado le había dado muerte a su compañera de hogar Claudia Rojas.

Ante tal situación, procedieron a corroborar la información, encontrando al hoy imputado sentado en el lugar y en uno de los cuartos el cuerpo sin vida de la hoy occisa, misma que se encontraba con siete meses de embarazo”.

Según declaraciones de un testigo, aproximadamente a las once de la mañana escuchó un disparo que provenía de la habitación del imputado, que salió corriendo para ver lo sucedido y que al llegar observó al imputado con una arma de fuego con la que había disparado a su compañera de hogar, procediendo el testigo a quitarle el arma, que posteriormente entregó a los agentes de investigación.

Claudia Rojas vivía en unión libre con el imputado, con el procreó dos niñas, la mayor de 10 y la que le sigue de 6 años de edad y la tercera que estaba en gesta a término de 9 meses. Según testigos y de hechos que no fueron mencionados al principio del proceso, ellos discutían constantemente. Claudia contó a una vecina que su cónyuge la golpeaba con la cacha de la pistola. Ella quiso en varias ocasiones irse, pero no llegó a tomar la decisión, porque ella lo amaba. Según testimonios ella tuvo dos abortos antes producto de los golpes del cónyuge .

La abogada mexicana Guadalupe Ramos, en sus alegatos en este caso señaló que hubo dilación en el proceso contraviniendo resoluciones internacionales que señalan la agilización de mecanismos judiciales para aplicar justicia.

Una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos dice que las autoridades deben actuar con diligencia para tutelar los derechos de las víctimas porque justicia  retardada no es justicia.

El último caso fue el de Susana Cortés, el relato fue descrito por Dony Reyes, de la comunidad de la diversidad sexual LGTBI, a través de la organización Arco Iris.

Reyes expresó que hay demostración de la desigualdad hacia las mujeres y que el Estado mismo fortalece la impunidad en los crímenes de odio hacia las mujeres.“Susana no solo fue una víctima de un hombre sino de un Estado patriarcal y misógeno”.

La abogada Patsilí Toledo de nacionalidad Chilena presentó ante el tribunal los alegatos correspondientes y pidió que se declare al Estado de Honduras como responsable de violentar el derecho a la vida ; a una vida sin violencia para Claudia, derechos establecidos en convenios y tratados internacionales de los cuales Honduras es suscriptor.

En relación a las medidas que el Estado de Honduras debe adoptar de forma urgente para que se repitan más femicidios es que se  provean servicios obligatorios para detectar  y atender la violencia contra las mujeres y evitar la violencia extrema como son los femicidios, el Estado calificó el crimen contra Claudia como un hecho aislado y obvió aplicar la Ley.

La impunidad de  los crímenes contra las mujeres revela que estos no son una prioridad para el sistema de justicia, las autoridades no están tomando en serio la violencia  en la sociedad hondureña la que afecta gravemente a las mujeres.

Abogó por el establecimiento de una política pública que aborde la violencia contra las mujeres desde su base, por lo tanto no debe existir la necesidad de una denuncia judicial para que se puedan aplicar medidas de protección para las mujeres y en especial considerar la situación de las mujeres en zonas marginadas.

Los perfiles sicológicos de los femicidas

Adriana Sosman, de nacionalidad chilena y la perito en el juicio dijo que los perfiles de los femicidas se construyen  a partir de la escena del crimen y de la revisión  y análisis de los expedientes judiciales.

Entre las conclusiones en los tres casos expresó que el victimario atacó intempestivamente a la víctima lo que queda evidenciado en dos de los casos, pues en la escena que se desarrolló en el interior del hogar no había desorden ni rastros de pelea, a las mujeres no les quedó tiempo de defenderse.

Asimismo el victimario actuó impulsivamente, a la luz del día y en presencia de testigos, lo que denota que no le teme a la justicia y que esto sucede cuando en un país hay altos niveles de impunidad.

También quedó evidenciado que los femicidas actuaron por dominación y venganza y que en todos los casos hay violencia sicológica como antecedente.

Sosman dijo que las mujeres están más expuestas a la violencia cuando las mujeres no trabajan y entonces tienen más dependencia económica de los agresores.

Otro dato interesante que mencionó Sosman es que hay más riesgo de violencia en relaciones de hecho, donde no hay un matrimonio de por medio porque los hombres se sienten con menos control sobre la mujer.

Por otra parte expresó que en la violencia contra las mujeres se destaca un poder desigual entre el hombre y la mujer que responde a un orden construido.

Entre las conclusiones y recomendaciones expuestas por la perito están, la visibilización de las víctimas indirectas de la violencia, la atención gratuita e integral a estas por parte del Estado. Mencionó que la posibilidad de reparación es una medida de prevención.

Tribunal se pronuncia

La etapa de relatos, alegatos y peritaje concluyó al mediodía, después los jueces y juezas se fueron a deliberar, regresando después de las dos de la tarde con el correspondiente fallo cuya lectura estuvo a cargo de Cecilia Barraza, presidenta del tribunal.

Barraza especificó que el Tribunal Alterno realizó un acto simbólico que pretende tener la justicia como el deber ser.

El tribunal expresó sus preocupaciones ante la violencia indiscriminada contra las mujeres y analizó la respuesta estatal ante los casos, donde se evidencian patrones de impunidad que inducen la violencia hacia las mujeres.

“Rendimos un sentido homenaje no solo a las tres mujeres sino a todas las mujeres de Honduras que son víctimas por cuestiones de género”, señaló Barraza.

Describió la grave situación de violencia en la que tienen que convivir las mujeres, pero destacó que eso se profundiza con la actuación estatal, como ejemplo describió una audiencia en la que varios funcionarios del Estado de Honduras participaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, donde dijeron que morían más hombres que mujeres, desconociendo las diferentes formas de violencia hacia las mujeres y que tiene como fondo el control de los hombres a las mujeres a quienes consideran de su propiedad.

“En los tres casos, el Estado de Honduras violó el Derecho a una Vida sin Violencia, esta violencia puede ser fácilmente detectable si el Estado actúa y no re victimiza a las víctimas y justifica a los agresores, lo que representa una discriminación contra las mujeres en la búsqueda de justicia”, detalló la presidenta del tribunal.

Agregó que en Honduras hay incumplimiento para establecer medidas de protección a testigos y ausencia de investigación criminal.

Aunque el Estado de Honduras no se puede responsabilizar por todas las muertes , si es responsable por no identificar indicadores claves de violencia como forma de prevención , pero lo que destaca es la falta de voluntad estatal para establecer un precedente de no repetición de los hechos, en cambio lo que hicieron sus funcionarios fue actuar con negligencia y fomentar la impunidad.

“La violencia contra las mujeres es una problemática estructural en Honduras condicionada por la negligencia del Estado para castigar los femicidios, instamos a las autoridades judiciales hondureñas para que establezcan todas las acciones necesarias para restablecer la dignidad de las víctimas”, dijo.

Entre las recomendaciones del Tribunal están que el Estado de Honduras debe investigar la responsabilidad en la que han incurrido los funcionarios en los tres casos y proceder a sancionarlos.

También el tribunal instó al Estado para fortalecer los mecanismos de protección para las mujeres que quieren llevar a cabo procesos judiciales y además debe desplegar el máximo esfuerzo para desmontar los patrones socioculturales que generan la violencia contra las mujeres.

Casos nos impulsan a hacer acciones para no repetición de los hechos

George Redman, director de país de la organización internacional Oxfam dijo que los tres casos son emblemáticos “y  nos impulsan a hacer acciones para que estos casos no se repitan y hemos escuchado como el Estado de Honduras debe detectar hechos de violencia antes de un acto fatal como es el femicidio, por lo que es urgente la justicia expedita para las mujeres e implementar políticas públicas para proteger la vida de las mujeres ”.

Redman dijo que este Tribunal Alterno obliga a la comunidad internacional en su responsabilidad compartida a proteger los derechos de todas las personas y dar recursos al Estado pero pedir rendición de cuentas.

Añadió que la naturalización de la violencia contra las mujeres es  la permisividad con que aceptamos esa violencia y eso genera más impunidad, “por eso este Tribunal Alterno es un acto de reconocimiento a las mujeres que no han sobrevivido  la violencia”.

Por su parte Eva Sánchez de La Tribuna de Mujeres Congtra los Femicidios y de la Organización Intibucana  Las Hormigas expresó que con este Tribunal interpelamos a las autoridades de Honduras y evidenciamos su falta de acción y hemos hecho énfasis en los derechos de las víctimas y sus familias.

Vea más sobre el Tribunal Alterno contra lo Femicidios en: www.contralosfemicidios.hn

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

EL AGRESOR EN HOMICIDIOS

IMAGINARIOS DESDE

LOS PADRES Y MADRES DE LAS VÍCTIMAS
El presente artículo se basa en la observación de la experiencia de taller grupal con padres y madres víctimas del homicidio de un hijo, desarrollado durante el año 2008 en el Centro de Asistencia a Víctimas de Delitos Violentos Zona Sur del Ministerio del Interior , institución de la cual las autoras formaron parte entre los años 2007 y 2009. Como objetivo se ha planteado “Develar los imaginarios sociales de padres y madres víctimas en torno a la figura del homicida de su hijo, mediante la estrategia de observación de segundo orden”. Para ello, se recurre a una metodología de observación de segundo orden, en acuerdo con los postulados sistémicos constructivas propuestos por Luhmann (1998). El resultado del análisis del imaginario social del agresor concluye en cuatro grandes distinciones (categorías) que colaboran, en tanto esquemas de distinción, en la construcción de los cuatro imaginarios. Cada imaginario del agresor es observado a partir de la configuración de posiciones que toman los padres frente a la víctima, al homicidio y en consecuencia frente al homicida de su hijo. En este contexto, se ha distinguido la construcción de cuatro imaginarios del   agresor: intocable, culpable, cuerpo e indolente. Finalmente, estos imaginarios cobran relevancia como elementos imperceptibles de la realidad social, que crean realidades y tienen implicancias tanto en el duelo de los padres como en la intervención psicosocial que se puede llevar a cabo con ellos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Psicóloga y parricidio de Curicó: Es evidente el riesgo de permitir armas a personas incapacitadas

Conmoción ha generado en Curicó y todo el país el triple parricidio que quedó al descubierto en las últimas horas, en el que el médico pediatra Francisco Ramirez de 50 años, en su casa y frente a su esposa, le quitó la vida a sus tres hijos, de 13, 16 y 17 años, para luego con la misma arma quitarse la vida.

Informaciones preliminares señalan que una de las causas de este trágico final podría deberse a hechos sucecivos de violencia intrafamiliar y un evidente presencia de rasgos psicóticos del autor de este crimen.

En conversación con “A toda Radio” de Valparaíso y Viña del Mar, la psicóloga clínica especialista en forense y judicial, Adriana Sosman, señaló que en este caso es fundamental realizar una autopsia psiquiátrica para esclarecer los hechos, la que consiste en generar un estudio en base de datos y relatos del comportamiento responsable.

A juicio de la profesional, sólo así se podrá establecer si esto se debió a una patología o a un cuadro psicótico gatillado por algun hehco puntual. “Si se trató de un cuadro sicótico, el médico perdió todo juicio de la realidad y en el fondo nunca se dió cuenta de los alcances de sus hechos”, señaló Sosman.

La experta destacó que este tipo de rasgos son reconocibles y detectables, por lo que es importante siempre estar muy alerta a las actitudes y cambios de personalidad de algún integrante de nuestro entorno. Asimismo, se debe tener en cuenta que -como en otras patologías psicológicas-  los afectados tenderán a negarlo y no querrán darse cuenta.

“Este caso que es distinto por la situacion socioeconomica y cultural del Parricida, ademas, deja al descubierto un tema que en nuetro pais no se ha discutido del todo: la tenencia legal de armas de fuego”, manifestó Sosman.

“Un exhaustivo análisis psicológico del autor de estos hechos lo habría inhabilitado a poseer cualquier tipo de arma”, finalizó la profesional.

Escuche la entrevista realizada en el programa “A toda Radio” de Bío Bío de Valparaíso y Viña del Mar a la psicóloga forense y judicial de la Universidad Diego Portales y de la Fundacion Icev, Adriana Sosman.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Libro: Violencia(s) Coordenadas y Perspectivas: Aportes a una Praxis Transormadora, Por Adriana Sosman, y Jenny Carreño

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario